Cuando se habla de una rutina para tonificar el cuerpo, mente y espíritu, la primera referencia que nos llega es el yoga. Sin embargo, puede que pienses que solo los adultos pueden ser capaces de hacerlo, pero en realidad es una práctica que puede realizarse a cualquier edad.

Es una actividad física que no se limita por la edad, y es conocida por ser una práctica que puede realizar cualquier persona. Tiene beneficios sobre el cuerpo al tonificar músculos y fortalecer huesos, también ayudando al sistema circulatorio de la sangre y el flujo de energía, optimizando tu ritmo de trabajo o ayudando a liberarte de excesos de energía.

¿Tienes dudas? Puedes ver muchos vídeos gratis de yoga en casa para diferentes edades, pero recuerda. Siempre acudir con un experto para asegurarte que cada posición la realices de la forma correcta y así aprovechar todos los beneficios que solo esta práctica puede traerte.

Yoga en el embarazo

Yoga con bebés

Con la ayuda de un experto en el tema, los bebés apoyados por sus padres, pueden realizar algunas posiciones sencillas que le beneficiará para drenar excesos de energía, estimular el desarrollo de músculos y en consecuencia, su actividad motriz.

Recomendamos asesorarte con un experto y no realizar ejercicios en bebés sin la debida preparación. Los primeros 12 meses de vida su cuerpo es frágil por lo que necesitas toda la asesoría necesaria antes de iniciar el yoga con tu bebé. Sin embargo, los beneficios que trae son innumerables.

Yoga para niños

Así como los bebés pueden beneficiarse de practicar yoga, los niños a partir de los tres años también. A partir de esta edad son mucho más independientes en sus movimientos, curiosos y activos, por lo que la práctica del yoga es una excelente forma de canalizar esa energía. Además de tratarse de una actividad divertida que los ayudará a drenar energías y ansiedades acumuladas.

Yoga para adolescentes

El yoga motiva a la meditación mientras ejercita el cuerpo, ayudándolo a lidiar mejor con los cambios que se experimentan en esta etapa. Se ha demostrado que el yoga eleva los niveles de concentración, aumentando la autoestima y ofreciendo un mejor rendimiento, personal y académico. Además de esto, ofrece beneficios físicos durante esta fase de desarrollo.

Yoga en la vida adulta

Es la etapa del trabajo y con ello viene ligado el estrés. Las preocupaciones, imprevistos, excesos de trabajo o de tiempo libre nos motiva a buscar alternativas de poder mantener el control, el yoga ofrece muchos beneficios en esta etapa, convirtiéndose en un aliado.

La práctica de yoga en personas entre 20 a 50 años mantiene la salud estable por los beneficios antiestrés que guarda detrás de sus diferentes asanas o posiciones. Ayuda a la producción de endorfinas, que ayudan a mantener siempre un humor positivo, mientras que físicamente ayuda al sistema respiratorio, circulatorio y en general a mantener activo y en forma al cuerpo.

Una forma de conectar con tu pareja es practicando juntos las rutinas y posiciones de yoga. Hay rutinas de yoga especiales para realizar junto a tu pareja.

Yoga en adultos mayores

El yoga en personas mayores de 50 beneficia en diferentes niveles, les ayuda a sobreponer el paso del tiempo para prevenir a padecer en menor impacto los diferentes padecimientos que pueden surgir en esta etapa de la vida. Se recomienda sobre todo en personas mayores que padezcan osteoporosis, hipertensión, problemas de visión, colesterol alto, entre otros problemas de salud frecuentes.

Es una solución para esas personas que desean extender los años dorados, porque es una actividad relacionada con el rejuvenecimiento, por lo que tiende a ser muy popular entre abuelos y abuelas que se mantienen proactivos.

¿Y tú qué estás esperando para comenzar a practicar yoga? Si no sabes por dónde comenzar la buena noticia es que en internet puedes encontrar muchos tutoriales de yoga en casa con vídeo gratis.